Club literario El rincón del caminante

Deslumbras.

Deslumbras.

               

 Deslumbras.      Octavas reales

Las blancas nubecitas adornan mi rosal,

las ramas acarician la tierra que las besa

y goza del aroma que envidia el herbazal

tentado con su umbría, cubrirlo de tristeza,

mas sabia mi floresta conquista al pastizal

y el canto de zorzales lo alegra con presteza.

Pequeños sus pimpollos ostentan largas ramas

abriéndose de pronto de nieve son sus gamas.

 

Cuando abro mis ventanas me llegan los aromas

dulzones de las rosas que animan la alborada,

tan fresca te despiertas en mi sonrisa asomas,

la vida me devuelves me siento enamorada.

Cascadas de blancura descienden y te aplomas,

Con tiernas abejitas te sientes adorada

y te aman picaflores con su luminiscencia,

trinares te acompañan y gozan de tu esencia.

 

“Si comentas quizá sea recíproco”

 

 

 

 

 
Docente.Profesora de piano; estudios de filosofía; estudios para maestra jardinera. Escritora.

2 comentarios

  1. Estimada Matilde:

    Verdaderamente es un privilegio poder disfrutar de tan bellos versos.

    Tu publicación se ha destacado.

    Besos y abrazos desde este rinconcito de Madrid.

    Pilar R

     
    • ¡Me brindas mucha alegría querida Pilar!
      Este regalo te lo agradezco infinitamente.

      Cuanto me alegra te guste, la foto es de
      mi jardín, donde ese rosal parece nevado
      con sus florecillas blancas.

      Besos y abrazos de luz hasta tu rinconcito.

       

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: