Club literario El rincón del caminante

A LAS MONTAÑAS

A LAS MONTAÑAS

Arrugas

milenarias del planeta.

Entre ellas,

cada grieta es un valle,

guarda un enigma

que ni el rayo,

con todo su poder destructivo,

logra penetrar y descifrar.

 

Enhiestas,

vuestras cimas rasgan el azul,

mientras un manto de nieve,

cual blanca mortaja,

las cubre.

 

¡Majestuoso límite

a la soberbia de la humana mente!

 

Delia Checa

D. R.

 

 

 

 

 

 

2 comentarios

  1. Así es estimada Delia…..el hombre y su orgullo no son nada ante la grandeza de la creación. Bello tu poema, y reflexivo. Recibe mi abrazo.

     
  2. ¡Mil gracias, Ingrid, tus comentarios son preciosos
    y este en particular me encanta!
    Un abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: