Club literario El rincón del caminante

Agradecimiento

Agradecimiento

roses photos

En aquel pueblo olvidado, el padre Coruco, encargado de la humilde iglesia del lugar, miraba con sorpresa al elegante caballero que humildemente arrodillado ante la imagen de Santa Rita de Casia, abogada de los casos desesperados, decía en voz alta: “gracias Señora, le prometo traerle sus rosas cada 22 de mayo por el favor tan grande que me hizo”.

—Hijo mío —dijo el buen sacerdote—, me alegra tu devoción. Tenemos pocos feligreses, perdona la curiosidad: ¿por qué has venido a esta humilde casa?

—Porque es de las pocas Iglesias donde está la imagen sagrada de Santa Rita de Casia y tenía que pedirle un caso difícil.

—¿Cuál?

—Que me librara de mi mujer, a la cual por su genio ya no la aguantaba.

—¿Y?

—Ayer, —comentó el caballero con singular alegría— un camión materialista la atropelló.

 

2 comentarios

  1. Héctor, gracias por regalarnos tantos momentos a quienes
    tenemos la suerte de poder leerte.
    Besos
    Natuka

     
  2. Mi querida Natuka:
    Las hermosas rosas que posteas son las deben llevarse a nuestra señora Santa Rita de Casia. Gracias. Un abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: