Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

– AMAZONAS ONÍRICAS – Capítulo 1/9

– AMAZONAS ONÍRICAS – Capítulo 1/9

Érase una tarde de noviembre, a esa hora en que el sol estira las sombras frescas de los gigantes verdes. La primavera austral, esplendorosa, desplegaba su espectro inagotable de colores, fragancias y mágicos sonidos. Bastó entrar a mi página siguiendo el rastro ecuestre que dejara recientemente una bella amazona. Cual envolvente caricia amorosa, la música que brotaba tenue, sutil, de una imaginaria vertiente sonora, tuvo en mí un efecto hechizante. De pronto me vi en un idílico paisaje, un valle fabuloso escondido entre soberbios picos de nieves eternas. Sobre una yegua de largas crines blancas, a lo lejos, sabia y serena, estaba ella, Kar, la venerada reina de la tribu, de cabellos tan claros como el pelo de su estupenda cabalgadura. Percibíase en el aire del entorno una excitante mezcla de olores afrodisíacos. Un grupo de doncellas joviales y bulliciosas realizaba actividades diversas en un claro del bosque que dominaba el valle. Desde mi privilegiado sitio podía avistarlas sin riesgo aparente de ser descubierto. Aceleraba mi pulso una ambigua sensación de deseo cual intuyo será la del lobo acechando a un incauto rebaño, y también el recuerdo de historias oídas en fogatas nocturnas acerca de la merecida fama de salvajes y crueles de las míticas amazonas causaba escalofrío en mi espalda. Embelesado estaba contemplando a un par de ellas que parecían ser las más jóvenes del grupo. Entre risas y roces a sus senos y piernas observaban con morbosa atención a un estilizado semental equino que perseguía al galope a una potranca buscando acorralarla con inequívoco propósito. Logró el altivo macho su objetivo y entre mordiscos y relinchos consumó aquel cortejo fascinante. Absorto y estimulado por la virginal imagen de las dos muchachas que aún jadeaban notoriamente ante la inquietante imagen de aquel fogoso corcel, di un salto hacia adelante al sentir algo duro entre mis piernas. … (CONTINUARÁ)

4 comentarios

  1. .Sin palabras
    Besos
    Natuka

  2. Natuka, amiga querida, hacía muchos meses que no entraba a este sitio y decidí publicar el primero de nueve capítulos de un relato erótico que sólo publiqué en dos foros antes de ahora. Luego de publicarlo, refiero a este capítulo primero, me surgió la duda de si sería bien visto un relato donde habrá, en capítulos posteriores, expresiones muy explícitas de orden genital. Lo pensé porque sé que leen aquí jóvenes como Nacho, el hijo de mi querida Pilar, y otros que quizás ingresaron también al foro. Aprovecho la ocasión para saber tu opinión y la de Pilar, Manuel, en síntesis, de quienes corresponda. De paso te pregunto: tu expresión “sin palabras”… ¿refiere a que no quieres decir algo que te comprometa, o a tu asombro por lo que hallaste en el texto? Agradecería me lo aclararas, y, de hecho, estoy dispuesto a retirarlo si resultare inconveniente.

  3. Nacho no lo leerá, no te preocupes. Es un adolescente, y está empezando a descubrir cosas, y por Internet hay cosas más fuertes Pilar está abierta a la libertad de expresión siempre que se haga adecuadamente.
    Con esto te quiero decir que no hay problemas para que sigas publicando el relato.
    Ya sabes que Pilar lleva un tiempo indispuesta.
    Besos
    Natuka

  4. .

Deja un comentario