Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

CLUB LITERARIO EL RINCÓN DEL CAMINANTE

Décimo aniversario-club literario

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS

En primer lugar informaros que el Club Literario El Rincón Del Caminante es de libre acceso, se pueden visitar todas las páginas libremente, no se exige la previa suscripción o registro de los Usuarios.

La suscripción y utilización del club literato es totalmente gratuita para los miembros.

El acceso al Club Literario El Rincón Del Caminante implica la aceptación de las condiciones generales, así como la aceptación de las normas.

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS.

Autor: Héctor

CÓMO COMIENZAN LAS PELEAS

CÓMO COMIENZAN LAS PELEAS

Autor: EL DIABLO   Hola amigos y futuros huéspedes: Yo, al que siempre le gusta meter la cola, les voy a contar interesantes anécdotas que les han sucedido a mis colaboradoras. Además, para completar su educación,  ahora que están de moda las iniciales les diré cuál es la clasificación de “esa cosa” que las féminas escogen. Saludos y recuerden que los estoy esperando. VALE. BELCEBÚ 1. Mi muje... »

Aventuras y desventuras de Avelino

Aventuras y desventuras de Avelino

Como muchos de ustedes ya saben, mi nombre es Avelino Cascavelino y Huichahuilota, aunque dicen que soy un joven salaz y mujeriego. No es cierto. Lo que pasa es que Dios me hizo para placer de las mujeres y quién soy yo para negarme a complacerlas. Soy aficionado a estudiar filosofía y me declaro neo – positivista, pero, por aquello de las dudas, en ocasiones voy a la iglesia. Así, ayer domingo ac... »

¿Accidente u homicidio?

¿Accidente u homicidio?

 Hola amigos: Nada hay más deprimente que quedarse con una idea, pecado, alegría y/o tristeza dentro de uno, sin airearlo como se hace en la confesión católica. Por eso mi religión es la mejor para el espíritu atormentado como el mío en este momento. Ustedes saben por experiencia que es mejor plasmar por escrito lo que atosiga el alma antes de ir con un benévolo sacerdote (ojalá). El peligro es en... »

COMO VOTAR SIN REGARLA EN EL INTENTO

COMO VOTAR SIN REGARLA EN EL INTENTO

Un joven está paseando por la plaza de un pueblo y decide tomar un descanso. Se sienta en un banco. Al lado hay un señor de edad avanzada y, naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno, finalmente sobre los legisladores y similares. El señor le dice al joven: —¿Sabe? LOS POLÍTICOS Y DEMÁS SON COMO UN BURRO CABEZÓN ARRIBA DE UN POSTE. Después de un breve lapso, el joven responde:... »

Una discusión filosófica

Una discusión filosófica

Queridos amigos: En honor a la verdad debería titular esta narración como: “Una discusión religiosa”, sin embargo, prefiero el adjetivo “filosófica”, ya que mis maestros jesuitas en el colegio “Oriente” donde cursé la preparatoria en mi bella ciudad de Puebla de los Ángeles, tomaban como sinónimos las dos palabras. El padre José, culto sacerdote dominico, formó un grupo para estudiar la Sagrada Bi... »

Aunque no te lo diga

Aunque no te lo diga

Déjame ser romántico y expresarte eso que mi corazón experimenta, déjame ser sincero, déjame abrirte la sinceridad de mi alma, déjame ser sencillo, simple, déjame expresarte que . . . Te quiero.   No te rías, es la verdad . . . ¿sabes? Me da miedo decirte la simplicidad, cantarte la llaneza del alma mía, ella te quiere y suspira por ti, mi alma quiere decirte que te quiere, que te ama, loca, locam... »

Tribulaciones de un asesino a sueldo

Tribulaciones de un asesino a sueldo

Hola amigos: Les cuento que soy una persona sencilla, nada ostentosa, desde que inicie mi labor de eliminar gente molesta, por dinero desde luego, he procurado siempre pasar desapercibido. No me considero sicario, aunque muchos pensarán que si lo soy. No, desde luego que no, yo tengo mis reglas muy precisas, nunca elimino niños, ni mujeres en edad de merecer. Escojo a mis futuras víctimas: mujeres... »

¿Qué pasó con las heroínas de los cuentos de hadas?

¿Qué pasó con las heroínas de los cuentos de hadas?

Queridos amigos: Cuando yo era jovencito era adicto a los cuentos de hadas. A autores maravillosos como Charles Perrault (Francia), Hans Christian Anderson (Dinamarca) y Jacob y Wilhem Grimm (Alemania), los leía con fruición, llenando de fantasía mi imaginación y me hacían soñar en las maravillosas damitas como la Caperucita Roja, la Bella Durmiente, Blanca Nieves y otras más, todas ellas bellas y... »

En la depresión

En la depresión

Invierno crudo, húmedo, deprimente, monotonía titilante, interminables gotas, agua que enfría, ¡huesos! . . . golpeteo terco de reloj continuo, fatigante, monótono; humo sofocante, tabaco corriente, sin ganas y nerviosamente quemado, luz tenue, vieja lámpara borracha, cansada, ropa arrinconada, maloliente, desorden ordenado, zapatos agua que ensordece, reloj que calma y cansa, olor que es nauseabu... »

Avelino en su laberinto

Avelino en su laberinto

—La gente piensa que nosotros por nuestra profesión siempre hablamos de religión —dijo el sacerdote jesuita, tío de Susana— y no es así. Yo, quisiera tener una conversación sincera con usted que me ha sido presentado como pretendiente de mi querida sobrina.    Avelino, joven treintañero, salaz y concupiscente, quedó sin saber que contestar y casi balbuciendo dijo:    —Usted dirá.    — Le seré fran... »