Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

CLUB LITERARIO EL RINCÓN DEL CAMINANTE

Querido amigos:
Quiero daros las gracias por estar compartiendo, nuestros corazones. Ya sé que estamos pasando en todo el mundo, por una pandemia muy dura, llamada Coronavirus.

El Rincón del Caminante quiere esta cerca de ti.
Recordando que hay un espíritu en nuestro corazón.

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS

En primer lugar informaros que el Club Literario El Rincón Del Caminante es de libre acceso, se pueden visitar todas las páginas libremente, no se exige la previa suscripción o registro de los Usuarios.

La suscripción y utilización del club literato es totalmente gratuita para los miembros.

El acceso al Club Literario El Rincón Del Caminante implica la aceptación de las condiciones generales, así como la aceptación de las normas.

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS.

Autor: Héctor

El amor duele

El amor duele

A aquella chiquilla —de un pueblo perdido— de alma gigante, errante, que sólo vivió, vivió, vivió . . . y también murió. Dicen que morir es empezar a vivir . . . Pero. . .  ¿Lo creo? Héctor   El amor duele cuando interviene la muerte, el viento frío de la muerte comienza a bañar blandamente la vitalidad de nuestros cuerpos y, la nieve de tus cabellos se derramaba triste en el invierno de tu r... »

Lo que la Biblia no dice

Lo que la Biblia no dice

                                                                                                       Óleo por Rembrandt (1635 El célebre profesor Heraclitus, culto filósofo con saber enciclopédico además de políglota, experto en idiomas del lejano oriente (domina el Arameo), se puso a revisar papiros antiguos y descubrió incongruencias con los evangelistas escritores del antiguo y nuevo tes... »

Oración de una afligida viuda

Oración de una afligida viuda

En el altar mayor de la hermosa Parroquia de la risueña y agradable ciudad de San José Iturbide Guanajuato, se encontraba de rodillas doña Lucrecia, adalid de la iglesia y presidenta ad vitam de la piadosa congregación Hijas de María. Vestía ropas de luto y oraba en alta voz con gemebundo acento: “Señor, encomiendo a tu infinita misericordia el alma de mi esposo. He sabido que fue un mujeriego. Ac... »