Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

CLUB LITERARIO EL RINCÓN DEL CAMINANTE

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS

En primer lugar informaros que el Club Literario El Rincón Del Caminante es de libre acceso, se pueden visitar todas las páginas libremente, no se exige la previa suscripción o registro de los Usuarios.

La suscripción y utilización del club literato es totalmente gratuita para los miembros.

El acceso al Club Literario El Rincón Del Caminante implica la aceptación de las condiciones generales, así como la aceptación de las normas.

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS.

Autor: enrique

Marisa

Era un día normal de trabajo en el supermercado en Tarragona cuando me avisaron de que tenía una llamada. Dejé lo que estaba haciendo y fui a coger el teléfono. – ¿ Si? –  – Hola, soy Marisa, ¿recuerdas? – Claro que me acordaba. Era la hija de unos amigos de mis padres que vivían en Córdoba, y tuvimos un corta historia sentimental cuando yo estuve trabajando una temporada e... »

Miedo

Te estuve esperando. En la orilla del mar. En el borde de los tejados. Te estuve esperando En las calles nevadas En los cafés vacíos Con el ruido de fondo de las televisiones. Con el ruido incesante, monótono, de las gotas de lluvia. Te estuve esperando, junto al teléfono mudo Observando las poéticas y angustiosas madrugadas. Pintando el color de los amaneceres. Te estuve buscando Caminando, en dí... »

París

París

      En Paris se cruzan los semáforos en rojo. En Paris se toma champagne ,caviar y salmón para desayunar. En París, se cede el paso a las chicas con una reverencia. Se cena en pequeños y coquetos restaurantes, mientras ves caer la lluvia tras los cristales. En Paris, se juega al escondite, a ver si adivinas en que discoteca estás. En Paris, observas la Tour Eiffel, al amanecer, ab... »

Velada poética en Sant Pere de Ribes

Velada poética en Sant Pere de Ribes

                          »

No bailes en mi jardín

No bailes en mi jardín

    No bailes mas en mi jardín. No vuelvas a pisar mis rosas. Solo túmbate en el césped y haz que aparezcan las estrellas. Solo deja que el rocío te humedezcan los huesos, y sientas la angustia de frío, del desenlace final. No bailes mas en mi jardín  Te estaré observando tras la ventana bebiendo una copa de vino. No confundas las rosas de las espinas. Solo haz que aparezcan las estrella... »

Te acordarás de las flores

Te acordarás de las flores Te acordarás de nuestros nombres Te acordarás de los fracasos  Los éxitos se olvidarán pronto. El viaje será largo, y no podrás mirar atrás Y no podrás ya retroceder. Te acordarás de tus amores platónicos De las revoluciones que no vivimos De las fotografías descoloridas dormidas en el cajón. De los cigarrillos fumados De las risas beodas hasta el siguiente amanecer El v... »

Te quiero

Te quiero

A pesar de las contradicciones A pesar de la ilusión A pesar de las incertidumbres Es cuando mas te quiero Cuando parece que los pájaros huyen Y nunca encuentras una sombra, cuando la luz mas te ciega  Y nunca encuentro una palabra cuando estoy frente a ti. Cuando cruzo con los semáforos en rojo,  Cuando pienso que todas mis obligaciones son absurdas, Cuando me trae sin cuidado si he comido o deja... »

»

Vidas que no son

Niños columpiándose al borde del precipicio. Te miran con sonrisas que te hielan, te angustian. Mujeres sentadas en el borde de los tejados; en sus caras, lágrimas que van deslizándose como cuchillas cortantes por su piel. Son la consecuencia de los días que se van huyendo de esta parte del mundo  Hombres que les han educado para que no lloren para no parecer flojos y cobardes, pero , en su soleda... »

Luna cómplice

La luna me esta persiguiendo, Me guiña el ojo cuando me ve como voy robando besos por las esquinas. Se ríe cuando me observa andar dando tumbos por calles débilmente iluminadas. La luna me espía, solo ella conoce todos mis secretos. Yo hago ver que no me entero. Y le sigo el juego, mientras hablo, grito, me desespero lloro, río a la luz de las estrellas. Ni la luna ni yo queremos que salga el sol,... »