Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

CLUB LITERARIO EL RINCÓN DEL CAMINANTE

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS

En primer lugar informaros que el Club Literario El Rincón Del Caminante es de libre acceso, se pueden visitar todas las páginas libremente, no se exige la previa suscripción o registro de los Usuarios.

La suscripción y utilización del club literato es totalmente gratuita para los miembros.

El acceso al Club Literario El Rincón Del Caminante implica la aceptación de las condiciones generales, así como la aceptación de las normas.

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS.

Autor: Matilde Maisonnave

Quiero esta noche anclar mi soledad

Quiero esta noche anclar mi soledad   Quiero esta noche anclar mi soledad a un alma triste que sepa comprender esta nostalgia que me hace padecer; tanto dolor no quiero enmudecer… Gritarlo al viento, que sienta mi tormento, es que ya nada queda por soñar toda la tierra tengo para andar, para qué, díganme, quiero caminar si a oscuras queda mi indómita verdad. Quiero esta noche mi mente solapar, irm... »

Suspiros en la noche.

Suspiros en la noche.

Suspiros en la noche.   La esperanza reverdece en la luz de tu mirada,  ya me siento enamorada y en ti quiero navegar.  Atardecer en tus ojos y oír suspirar la noche, al amarnos con derroche ver la luna sonrojar.     »

Dulce canto.

Dulce canto.

Dulce canto Octavilla italiana   Desde el bosque silencioso, en esas noches de luna una dulce voz acuna, la brisa besa su andar. ¿Serán hadas de los sueños bailando una alegre danza, o el hombre que con ultranza su amor me quiere brindar?   »

Sin piedad.

Sin piedad.  Octava italiana.   En cada nueva gota de sus bocas claveles se deshacen en la nada; de personas no entiendo la andanada de palabras que dichas con frialdad, inyectan cruel veneno al corazón. Descuelgan sinfonías de alabanza,  se confunden, ignoran con ultranza y regalan agravios sin piedad.   »

Mariposas.

Mariposas.

Tanka   Las mariposas vuelan sobre las flores de dulce néctar licor primaveral con uvas moscatel. »

“Mi paraíso. S. A.

“Mi paraíso. S. A.

“Mi paraíso” Soneto alejandrino;doble rima;sin sinalefas;estrambote.   Floridas casuarinas ostentan sus valores, los pinos a lo lejos relumbran con derroche de luna los reflejos tibieza de la noche, estrenan bailarinas luciérnagas, temblores.   Del bosque son marinas algunas de las flores, los álamos perplejos no soportan atroche de feos candilejos se quejan con reproche; con... »

Manos negras. Soneto alejandrino sin sinalefas.

Soneto alejandrino sin sinalefas Manos negras   La lluvia persistente tendidas ve las flores en la tierra latente que brota confundida, envuelve los colores velados, los lapida, convierte la belleza, se duermen los fulgores.   Así toda la vida se ve transfigurada por manos que monstruosas provocan estallidos, estruendos que no paran apagan los latidos de frondas orgullosas en patria figurada.... »

Poemas japoneses en base a imagen (Haiga)

Poemas japoneses en base a imagen (Haiga)

Haiku Primaveral aroma de las rosas. Faroles cuelgan. Haiku Brisa de estío entra por la ventana. Aguas de mar.   Tanka Esmeraldinas transparencias de mar mirar translúcido belleza calcedonia oleaje de tu alma.   XXX Sedoka. Turquezas  Contemplativa centellea el ambiente al compás de tus ansias es tu fulgor deseos de mujer irradiando belleza.   Versos blancos. Son tus ojos verde mar ... »

Haiku.

Haiku.

Haiku  con Haiga Cerezos blancos bordean el sendero. Vuelan las grullas.   Fresco perfume es aroma de lirios. Un ave canta.   El hornerito picotea sus alas. Vuelan palomas. Primaverales jardines con cerezos. Pasa una geisha. Las mariposas liban los crisantemos. Un caracol.   Las golondrinas vuelven a los tejados. Cae una hoja.   Calor sofoca los árboles del bosque. Un tobogán. ... »

En el tizón de tus ojos.

En el tizón de tus ojos.

En el tizón de tus ojos   Sabes que soy, la costilla que te falta, la luz azul de tus sueños que extrañas cuando amanece. El útero que tú quieres se encienda para el mañana. Soy tu fuerza quebrantada. Mujer de tan sólo un hombre nacida de dulce entraña, perfumada de rocío, de jazmines enlazada. Quisiera ser de la flor el aroma que te atraiga, placeres de tus sentidos al verme a tu lado dormid... »

  • 1
  • 2