Club literario El rincón del caminante

Avelino sienta cabeza

Avelino sienta cabeza

Mi amigo Avelino Cascavelino y Huichahuilota, joven salaz, concupiscente y mujeriego, cansado de la vida libidinosa que llevaba y por consejo de su sacerdote confesor, el padre Coruco, decidió sentar cabeza casándose.

La joven que escogió para desposarla era Marilú, perteneciente a la cofradía “Hijas de María” de la santa iglesia católica, inocente y virtuosa. Claro, no le fue fácil a Avelino convencerla de matrimoniarse, por su fama. Sin embargo, como obtendría el dulce nombre de esposa en su amada iglesia aceptó a mi amigo.

Se casó pues Avelino, y al año se divorció de su mujer.

—¿Qué sucedió? —pregunté a mi amigo.

—¿Te gustaría vivir con una persona irresponsable, gastadora, y para colmo infiel?

—Claro que no —respondí.

Y dijo el divorciado mohíno:

—A ella tampoco le gustó.

 
Imagen de perfil de Héctor

2 comentarios

  1. Imagen de perfil de Pilar Remartínez

    .

     
  2. Imagen de perfil de Héctor

    Hola mi querida Pilar, gracias por tu visita. Un abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: