Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

AYER

 

Llegué,
donde el brillo de sus ojos
era mi brillo.
Llegué,
donde mantuve ausente
toda mi existencia.
Llegué,
donde mis hermanos de universo
amaron lo que yo.
Llegué,
donde no llegué antes
a buscar su mano de claveles.
Llegué,
cuando la luz divina
alumbró mi camino.
Llegué,
contrariamente a lo que pienso,
ahí donde llegué
encontré mi nido.

©Teresa González

 

3 comentarios

  1. Hermoso poema, Teresa. Saludos.

     
  2. Muy hermosa tu obra, Teresa.
    ¡Felicitaciones!
    Un abrazo
    Delia

     
  3. Muchas gracias estimados amigos por sus felicitaciones, les envío un cálido abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: