Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

Caíste

Curioseas por el amor,

y caes en sus brazos.

Sabías del riesgo:

lo asumiste.

Te pusiste a jugar

entre velas y algodones

y quemaste la base.

Ahora solo te queda el valor

en brazos de la amada.

Era un riesgo:

caíste.

Sonríes,

porque así ha sido.

Juan T.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: