Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

CLUB LITERARIO EL RINCÓN DEL CAMINANTE

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS

En primer lugar informaros que el Club Literario El Rincón Del Caminante es de libre acceso, se pueden visitar todas las páginas libremente, no se exige la previa suscripción o registro de los Usuarios.

La suscripción y utilización del club literato es totalmente gratuita para los miembros.

El acceso al Club Literario El Rincón Del Caminante implica la aceptación de las condiciones generales, así como la aceptación de las normas.

Antes de entrar deberás leer y aceptar las NORMAS.

Humor

Dinero llama dinero

Gracias sobrino por visitarme, poco a poco me voy acostumbrado a vivir en este asilo católico. Doy gracias a que hemos sido religiosos de abolengo por lo que me aceptaron. Pero, ¿sabes qué? Todo el tiempo se les va en rezar lo que no deja de ser aburrido. Mi querida hermana, tu mamá, quería llevarme a vivir con ustedes, pero mi cuñado se opuso y prefirió pagar mi mensualidad en este lugar (la Sant... »

Creer o no

Creer o no

Creer o no creer, he ahí la cuestión Parodiando a Shakespeare   Hola amigos: La historia que voy a narrarles es acerca de mi amigo “El cacarizo”, éste de chico tuvo varicela y quedaron algunas marcas en su rostro. Sin embargo, él decía que por guapo las damas a base de chupetones se las hicieron. Lo conocí en el pecado, buscaba una mujer que calmara mis ansias de sexo a mis 18 años. El cacari... »

Chupetas revolucionario

Chupetas revolucionario

(El siguiente cuento es pelado, los que tengan tiquismiquis pasar a la palabra FIN.   Corría el año 1912, en plena revolución mexicana. “El Chupetas” feroz jefe guerrillero de la División del Norte de Pancho Villa y dos de sus lugartenientes, forzaron la entrada de la próspera hacienda de don Anacleto situada a escasos quilómetros de la ciudad de Chihuahua. Ahí agarraron al hijo del hacendado... »

Los amigos

Los amigos

En la aristocrática y celebre cantina de mi barrio: “La suerte loca”, donde voy a curarme de mis males, el sábado a la hora del amigo y desde luego de la botana, platicaba con un compañero de trabajo que me comentó: —Te has fijado que los médicos son muy descreídos y de todo dudan. —La verdad es que no, ¿por qué lo dices? —Mi primo es médico general, cuando niños fuimos a un colegio jesuita, yo si... »

Diferencia

Diferencia

Mi amigo Toribio y yo, disfrutábamos de bebidas espirituosas en la aristocrática cantina de mi barrio: “La suerte loca” y comentamos un pasaje escrito en: “De Política y Cosas Peores”, escrito por el magnífico escritor Armando fuentes Aguirre (Catón): “Jadeos, Acezos. Murmullos apagados de pasión encendida. Palabras entrecortadas. Y luego expresiones lúbricas incontenibles ya: ‘¡Así, papacito, así... »

En el confesionario

En el confesionario

El bondadoso y campechano padre Coruco, ejercía su ministerio en aquel olvidado pueblito del norte de México. Como buen veracruzano era de color prieto subido, pero, con la cabellera completamente blanca. El buen sacerdote vio con sorpresa que el ranchero más rico de la región, prepotente y autoritario, iba a confesión. —Me acuso padre que he pecado de hechos. —¿Cuáles son tus pecados? —He maltrat... »

Una madre ejemplar

Una madre ejemplar

—Pepe, ahora me ves viejo. Pero, también fui joven y galán como tú mi querido sobrino. Tuve una novia, Clotilde, la mujer más hermosa que te puedas imaginar. Sin embargo, a mí por pobre me mandaron sus padres al demonio y la casaron con un viejo: don Sebas, muy viejo, aunque riquísimo (que es lo que vale en este mundo). —Me imagino que fue una gran decepción —comenté. —Pues sí, pero ahora estoy so... »

Consultorio psiquiátrico

Consultorio psiquiátrico

Hola amigos: En el excelente consultorio psiquiátrico al que asisto: la aristocrática cantina de mi barrio “La suerte loca” se sabe y se escuchan muchas historias interesantes que para un aprendiz de escritor como yo son oro molido. La historia que voy a contarles tiene un principio triste, me encontraba en la más espantosa brujez. Sin trabajo, ni capital por mi reciente divorcio, la mujer con la ... »

Mi abuelita asiste a la universidad

Mi abuelita asiste a la universidad

“¡Por Dios, qué aburrimiento!”, pensé en una de mis tardes de hastío, cuando yo, un jubilado de mediana edad, no tenía nada que hacer. Había pasado treinta años de mi vida ocupado en la compilación de estadísticas en un despacho del gobierno y por culpa del sindicato me vi forzado a pedir mi jubilación por años de servicio pues, ¡háganme el favor, necesitaban mi plaza de trabajo! Mi experiencia ad... »

Yo te enseño

Yo te enseño

Autor: Incrédulo   Efraín, señor de mediana edad, usaba un elegante bastón de tres puntas debido a una cojera del remo derecho, por una lesión de la rodilla cuando jugaba futbol. Sin embargo, esto no le impedía seguir con su vida frívola y divertida, porque además entre sus virtudes estaba el ser salaz y concupiscente, gentil con las damas (de cualquier clase), a las que de inmediato, les pro... »