Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

Con una mochila ligera

Miro mejor, de otra guisa. Es por el día, lo es porque necesitamos ser en esa unidad que nos perfilará. Nos animamos. Podremos con todo. Las consultas son amplias. Andamos con fortuna. Necesitamos tan solo nuestro visto bueno, y lo tenemos. Nos encomendamos a los orígenes, a los dioses, que se alían con los sueños.

Nos inspiramos recurrentemente en la amistad que nos procura una estancia renovada en el corazón de los buenos, que nos ayudan a justificar y explicar mucho. Estamos listos para ser felices. Es un compromiso.

Dar un paseo de buena mañana contribuye a disfrutar un poco más de la oportunidad del amanecer. Lo vemos, sin duda, desde otra óptica. Hay esplendor por doquier, y bondad.

Ante ciertas tristezas, más que echar de menos hagamos presentes a las personas, conceptos y cualidades que nos amparan y complacen, que nos permiten viajar y aprender, que nos curan de males y de percepciones negativas.

Ocasión

Procuremos, en paralelo, las sensaciones que necesitamos, y una buena parte de ellas vendrán. La ocasión puede surgir, según nos hemos de reiterar, con el nuevo estadio por el que apostamos. Contribuyamos desde la solidaridad.

No olvidemos jamás que sin locura no hay milagro, así que improvisemos, seamos espontáneos, quitemos algunas raíces. Nada debe ser eterno.

Por ende, destapemos esta mini-etapa para ver qué nos ofrece. No olvidemos desnudarnos un poco. A veces la carga de la historia es excesiva. La mochila no necesita muchas de las cosas que albergamos en ella. ¡Buenos días!

Juan TOMÁS FRUTOS.

Deja un comentario