Club literario El rincón del caminante

CONFIESO…

CONFIESO…

Soy el ser vacilante
de vida trunca,
una bestia incorregible 
que se horroriza ante 
su propio abismo…

Sobre mi corazón encallecido
no dejan huella las emociones.

Nunca tuve infancia
ni viví la aurora de los abrazos,
tampoco me dormí arrullado
con la ternura de una canción de cuna.
¡Por dentro llevo un mundo de sombras!

Mil veces me propuse regenerarme, 
lo juré por la memoria 
de la madre que no tuve
y… al minuto…
¡un desconocido demonio
me empujó las manos!

¿Quizás la marca de Caín luzco
como abyecta cicatriz en mi frente?

Delia Checa
D.R.

 

4 comentarios

  1. No por oscuro deja de ser bello tu poema. Saludos, Delia.

     
  2. Mil gracias, Jesús.
    Saludos
    Delia

     
  3. Directo, crudo. Sin concesiones.
    Excelente.

     
  4. Muy agradecida, Enrique, por tu hermoso comentario.
    Saludos
    Delia

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: