Club literario El rincón del caminante

DESPUÉS DE TODO

    

Estuvo atosigado su tiempo
Remendando heridas
Realizando sueños
Corriendo descalza fuera de las rejas,
bajo las ráfagas de dicha
que bañaron su desnudez       

Nada era más importante             
que comerse el tiempo
al viento las palabras
que mitigaron tanta felicidad…

Un día,
amaneció desierto el tiempo               
y… ¡error!
acordarse de sus poros sudorosos,              
reclamando ajenos poros
en el desierto más desierto de las horas,
donde ni de broma
había un juguete…,
una palabra mirándole
desde lejos,
una sonrisa
adornándole el pudor,
unos brazos soñándole viva…

©Teresa González

 

1 Comentario

  1. Teresa:
    Felicito tu presentación y agradezco tu compartir.
    Un abracito.
    Emilia.

    —–<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: