Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

DEUDA

        
Una soledad
estornudó en mi espalda
hojas verdes, tiernas, ambarinas…
que se fueron
espinadas,
amadas,
espinadas,
desengañadas…
Y la campana del vacío
caminó por mis senderos                    
dormidos, olvidados, apagados…        
Resumiendo:
que no me robé el corazón de nadie vivo;
que amé sin medida
una mentira de amor que no era mía;        
o sea,
que me debes, vida.

©Teresa González

 

1 Comentario

  1. Gracias Teresa por tu colaboración literaria.

    Saludos.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: