Club literario El rincón del caminante

A donde va el Abuelo??

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A donde te diriges abuelo,
la tarde empieza a fenecer, el frío
se empieza a notar, sin embargo
tu paso se nota seguro, a donde
vas con tanta seguridad??
Las tortolas y alondras callaron su
arrullo a sus polluelos, quietecitas
sin embargo están prestas a emitir
sus especiales cantos de auxilio,
Pero todo quedo en quietud tu
caminar sigue sin tropiezos y
aunque es lento, tu bien sabes a
donde te dirigirás…..
Mas allá en la profundidad
del parque se ve una cabaña
cubierta de musgo y de pequeñas
florecillas, de allí se elevan
pequeñas columnas de blanquecino
humo, señal inequivoca de que se
encuentra habitada…
Si a la nadie el abuelo le
ha comentado de la existencia
de este pintoresco lugar, es un
secreto entre tú y yo amable
lector, pues la curiosidad te
rodea por la cabeza y te hace preguntar
A que va el abuelo??
Será otra vez uno de sus
locos extravíos??
Dime amable lector, serán
locos extravíos, la inquietud de
los ancianos de ser escuchados
en sus reclamos, de que la taza de
té ya se enfrío, de que la almohada
de su respaldo en la silla de ruedas,
que ironía , rodó al suelo y nadie
ha escuchado a la abuelita, pues
esta noble ancianita tiene laringitis…..
Si en la comunidad hay un hogar
para personas de la tercera edad,
no me agrada llamarles ancianos, se
me hace un tanto despectivo, pues
aquí se alojan , aquellos que por una
enfermedad les impide esta valerse
por si mismos, o aquellas personitas
que por no tener familia alguna, en
su juventud y parte de su madurez,
fueron haciendo ahorros para no
tener necesidades de acudir a la
beneficiencia cuando ya no tuvieran
manera de sustentar su existencia sin
problema alguno……..
Sin embargo esta curiosa cabaña
no pertenece a ninguna casa de
asistencia ni es alguna casa auxiliar ,,
entonces a que se dedican los
moradores de ella?
Permiteme unos segundos, estoy
ordenando mis pensamientos, en
que nos quedamos??
A si, no me lo van creer, los
moradores de esta cabaña son
elfos ancianos y silfides que
ya cansadas de tanto volar y volar
han requerido de un lugar quieto y
placido donde reposar, y que tiene
que ver el abuelo??
Pues el abuelo en su juventud y
correrias , fue explorador y guia
de compañías mineras y uno de sus
viajes de exploración, una tarde
de pronto se soltó tremendo aguacero
y la cabaña de la compañia distaba
mas de un kilometro y medio, y al ir
procurando no caer en hoyancos el
abuelo fue a dar de bruces y se dio
un fuerte golpe en la frente y perdió
el sentido……..
Cuando recobro la conciencia , cual
no sería su sorpresa, su frente cubierta
con olorasas hojas y florecillas de
exquisitos aromas y frente de él,
pequeñas criaturas señalandole y esbozando
amplias sonrisas. amén de estas pequeñas
criaturas, unas como mariposas revolotendo
alrededor de su cabeza y emitiendo agudos
silbidos….
Si mi abuelo se encontraba en medio
de elfos y silfides, en ese momento mi
abuelo perplejo desconocía quienes eran
estas criaturas, mas no parecía haberse
asustando mucho, pues al notar el vendaje
en su frente, comprendió que gracias a
estas criaturitas no quedo a la merced de
otras criaturas no tan amables, pues donde
habia incurrido en su exploración era una
verdadera selva, había lobos, pumas, osos,
y otras criaturas que hasta estas mismas
bestias les tenían pavor…..
Pues bien el abuelo en su gratitud,
la exploración a que había sido encargado
su reporte fue en estos parajes no
encontrarían ninguna especie minerales,
más les hizo detalle de unos parajes
en un profundo valle escondido de los
mapas y sin embargo rico en minerales,
y que no era morada de estas simpaticas
y amables crituritas……
.
Es así que desde entonces, mi abuelo
ha tenido la gracia de detectar donde
moran los elfos, silfides y hadas de los
bosques, y cada lustro se encamina en
silencio a tener un encuentro y charlar
de la vida sus encantos y como no
también de sus dolencias, con ellos
encontro consuelo cuando perdió
primero a uno de mis tios en un accidente,
posteriormente a mi abuela Natasha y es
por eso que ese era su caminar hacia el
bosque y que ya después de su retorno
me dice ven Joseff quiero contarte un
pequeño secreto, dentro de un lustro
mi existencia en este mundo habrá
cumplido su ciclo, y no voy a querer
que se entierre en un panteón particular,
que inceneren mi cuerpo y tú Joseff las
hiras a esparcir allá donde me viste la
ultima ocasión que fuimos al parque,
en su bosquecito allá en lo profundo
donde me viste, allí las esparciras que
estas sean alimento de musgos , y otras
bellezas de florecillas,,,,
Bien amables lectores esta ha sido
quizas la ultima de las veces que
veamos al abuelo, caminar con
paso lento y seguro, dirigiendose
al bosquecillo aquel……………….
Autoría : José Antonio/Corazón de león.

 

 

2 comentarios

  1. Mi buen José Antonio:
    A la manera de Gabriel García Marquez has escrito un pequeño relato de realismo mágico. Con la edad dicen que se pierde la imaginación y el interés. No es cierto. El abuelo los tenía y cada uno de nosotros con la acumulación de inviernos debemos viajar por esos lares. Un abrazo.

     
  2. Hector, aprecio mucho tu comentario, quizás porque ya nuestras sienes peinan canas, entiendes bien el proposito de este aporte, te deseo un feliz anochecer!!

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: