Club literario El rincón del caminante

El amor duele

El amor duele

flortriste

A aquella chiquilla

—de un pueblo perdido—

de alma gigante, errante, que

sólo vivió, vivió, vivió . . .

y también murió.

Dicen que morir es empezar a vivir . . .

Pero. . .  ¿Lo creo?

Héctor

 

El amor duele

cuando interviene la muerte,

el viento frío de la muerte

comienza a bañar blandamente

la vitalidad de nuestros cuerpos

y, la nieve de tus cabellos

se derramaba triste

en el invierno de tu rostro

cuando estabas tendida.

—Siento frio—

¡Ah, la muerte!

No, no es el viento

¡Ah presentimiento sensación de nada!

Tus lagos verdes, calmos . . .

más que calmos

congelados ojos

el tiempo aprovecho tu cuerpo

lo poseyó, lo machaco, lo destruyó . . .

el tiempo . . . imbécil tiempo . . .

 

El cántico del viento

al contacto con las casas,

el quejido de las hojas

estremecen mi alma,

la confunden, la abandonan.

 

Estoy solo

mi alma sola.

 

¡Qué sensación tan triste el abandono!

vida triste,

triste muerte,

triste,

triste . . . todo.

 

 

 

6 comentarios

  1. Deambulé por tus líneas, un gustazo mezclarme entre ellas, poeta.
    Shalom amigazo

     
  2. Gracias mi buen Beto.

     
  3. Caramba estimado Héctor, si uno se descuida… hasta se llora, respeto tu lamento, todo parte de sentimiento, más… cuando llega esa hora.
    Perfecta la expresión de tus versos. Gracias.

     
  4. Mi buen Pedro:
    Gracias por tu comentario y por el destacado. Un saludo.

     
  5. Mi querido Maestro Héctor:
    Tus letras llegan hondo, tanto, que se siente escalofríos.
    El final del invierno de nuestra existencia escrito con maestría, como es tu estilo.
    Mil gracias por compartir.
    Que tengas un lindo día junto a tu familia.
    Un abrazo.

     
  6. Mi querida María Emilia:
    Eres muy amable. Gracias. Un abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: