Club literario El rincón del caminante

El mejor lugar

No hay equívocos a esta hora,

en este amanecer,

en el que me permites caminar

por esas sendas que me guían.

 

Nos hemos enamorado.

Te entiendo desde el silencio

y también a través de los sones

de una fauna colaboradora.

 

Me haces ser, vivir,

recordar, expresarme como soy,

desde la fortuna que es regalo.

 

Nos abrazamos

con la emoción considerada

por un legado excepcional.

 

Lo físico se demuestra,

y lo psíquico corrobora.

Mudamos cada día

desde la misma rutina

que no abordamos dos veces.

 

Eres altura divina.

La melodía que nos acompaña

nos reporta querencias

hacia un mundo único.

 

Es fácil nuestro recurrente amor,

que surge espontáneo

por cuestiones antropológicas,

y sigue igualmente porque somos vida

y esperanza sempiterna

con reflejos que apuestan

sabiendo que ganamos.

 

Lo advertimos, lo registramos,

porque en ningún otro lugar

podríamos ser tan felices.

 

Juan Tomás Frutos.

 

1 Comentario

  1. Imagen de perfil de Matilde Maisonnave

    Un placer leer tu hermoso poema de amor.
    Qué importante es salir de la rutina y
    encontrar nuevas formas de valorar
    al ser que se ama.

    Un abrazo desde mi bosque, amigo.

    “Si comentas quizá sea recíproco”

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: