Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

EL MENDIGO

EL MENDIGO

 

Un viejo de mísero aspecto

dormita al margen del sendero…

pelo ceniciento…

las manos nudosas

-alas de pájaros dormidos-

me recuerdan el trabajo campesino,

rudo y sin pausa.

 

En las comisuras de la boca

se visualiza,

por instantes,

una sonrisa…

quizás rememore en sueños

épocas felices

en que con su compañera

llenaban su hogar

de pañales y risas…

o quizás…

arrullos de madre

de una lejanísima y dorada edad.

 

Hombres cual una sombra

extraviada pasan a su vera,

ausentes;

la ignorancia de las cosas eternas

los paraliza y con desprecio

dejan un mendrugo

o unas monedas

olvidadas hace tiempo

en el fondo de un bolsillo.

 

Pero yo intuyo en esa frente,

castigada por el sol inclemente

y la intemperie,

el fulgor de una estrella

de misterio infinito

o un secreto enigma.

 

Y me digo…

¡no hay ser que no posea

un chispa de divinidad!

 

Delia Checa

  1. D. R.

 

 

 

Deja un comentario