Club literario El rincón del caminante

El paraguas rojo

El paraguas rojo

En la calle alucinando
empezó fuerte a llover
caía chuzos de punta
sin poderme guarecer.

Solo pasó en un instante
calarme como una sopa
hasta los huesos mojada
deseo ponerme a cubierto.

Como por arte de magia
apareció entre la gente
yendo a parar a mis manos
fue ese mágico encuentro.

El paraguas me acompaña
a todas partes todo el rato,
apareció cuando lo necesitaba
para que no me mojara.

Llueva o haga mucho sol
yo salgo con mi paraguas
me da mucha confianza
lo llevo con elegancia.

©Natuka Navarro

 

 

4 comentarios

  1. Simple y lindo.
    Grato leerte, amigaza
    Abrazotes

     
  2. Bueno, menos mal que
    ahí estaba, presto para
    ayudarte en esa circunstancia.
    ¡Bonito poema, Natuka!
    ¡Felicitaciones!
    Abrazo
    Delia

     
  3. Delia, es más que un placer encontrar tu comentario en mis letras.
    Besos
    Natuka

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: