Club literario El rincón del caminante

El profeta

El profeta

elprofeta
Llegó una vez un profeta a una ciudad y comenzó a gritar, en su plaza mayor, que era necesario un cambio en la marcha del país. El profeta gritaba y gritaba y una multitud considerable acudió a escucharlo, aunque más por curiosidad que por interés.

El profeta ponía toda su alma en su voz, exigiendo el cambio de algunos hábitos. Pero, según pasaban los días, cada vez eran menos los curiosos que rodeaban al profeta y ni una sola persona parecía dispuesta a cambiar su vida.

El profeta no se desalentaba y seguía gritando. Hasta que un día ya nadie se detuvo a escucharlo. Pero él continuaba gritando en la soledad de la gran plaza. Y pasaban los días. Y el profeta seguía gritando. Y nadie le escuchaba.

Un buen día, alguien se acercó y le preguntó: ¿Por qué sigues gritando? ¿No ves que nadie está dispuesto a cambiar?

Sigo gritando -dijo el profeta- porque si me callara, ellos me habrían cambiado a mí.

Liderar no siempre consiste en convencer o cambiar a otras personas. Muchas veces, tiene más que ver con mantener una cierta integridad y ser constante en aquello que se dice y se hace. Más tarde o más temprano, el mensaje llegará a otros con una fuerza irresistible.

Así estoy hoy, gritando con más fuerzas
me miran sorprendidos..Quizás algunos ya se han ido
pero no cedo en mi cometido..Mi Honor jamás será vencido
Ya creo que debo volar..Quizás heridas voy a causar
solo sé que luego de un final..Existe un nuevo comenzar

 

6 comentarios

  1. Estimada Teresa:
    Nos dejas con este este escrito, una sabia enseñanza muy buena. Normalmente hacemos lo que hacen los demás. Un dicho dice” Dónde va Vicente, dónde va la gente”.
    Somos animales de costumbres y tendemos a dejar solos a las personas que se enfrentan a la mentira y falsedad, son personas con ideas claras, que no se dejan lavar el cerebro.
    Gracias teresa por compartir.
    Besos y abrazos desde este rinconcito de Madrid.
    Pilar R

     
  2. Es verdad, muchas veces me da la sensación que nadie me escucha, no escuchamos, vamos a lo nuestro..
    Besos

     
  3. Gracias Teresa por este valioso mensaje intrínseco en tu bella publicación.
    Felicitaciones y gracias.
    Besitos y abrazos desde este lejano cono sur.
    Emilia.
    —————————-<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

     
  4. Persevera y triunfarás, dicen los entendidos.
    Me gustó leerte, amigazo
    Shalom

     
  5. Mis disculpas, Teresita, sin duda eres amigazA, y de las buenas
    Abrazotes

     
  6. Mi querida Teresa:
    Jesús fue un profeta, lástima que muchos no lo sigamos. Bello mensaje el tuyo. Un abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: