Club literario El rincón del caminante

En busca de su amor

En busca de su amor

enbuscadesuamor
Publicado por Pilar Remartínez Cereceda el mayo 28, 2016 a las 2:01pm

Marco se dirigió al aeropuerto de su ciudad dispuesto a coger el avión que iba a partir en unas horas. Podía sentir como la agradable brisa acariciaba su rostro y como los pájaros le regalaban con sus trinos ese comienzo de día. Siempre había sido muy tímido y eso le creaba bastantes problemas a la hora de relacionarse. Era uno de esos días en los que tenía la sensación de que era capaz de hacer cualquier cosa. Por fin había llegado esa fecha tan deseada en su vida, por fin se haría su sueño realidad.

El viaje tendría una duración aproximadamente de doce horas. Pero Marco ya empezaba a notar un nerviosismo que por momentos iba creciendo. Su corazón acelerado le recordaba que ya le quedaba poco para llegar a su destino, aunque empezaba a sentir cierto miedo a lo desconocido. Solo le quedaba esperar, esperar a que ese avión le llevara a un destino llamado felicidad. Ya por fin podía decir bien alto que era libre, por fin lo era de verdad y se trataba de poder cumplir su sueño.

En aquel largo viaje apenas iniciado se enfrentaba a un desafío que debía seguir con su sueño, sin más protección que sus sentimientos.

Ella era su bella dama, sus ojos eran de un azul intenso y su cabello era dorado como el sol. En la foto que tenía en la cartera, llevaba puesto un fino vestido del color de la esperanza que hacía juego con su pelo, estaba preciosa, su alma era pura y limpia. Era bella, muy bella, y muy pronto la iba a tener entre sus brazos. Carla vivía en Costa Rica, en Puerto Limón, en el Caribe, en una pequeña casita alejada de la ciudad.

Carla era tan delicada como el vuelo de una pluma, y a la vez, inquieta y revoltosa como un huracán. No entendía como había entrado de esta manera en su corazón, pero lo había hecho, y allí estaba, volando hacia un país lejano, por ella. Había sido el destino y el sonido de su risa, cuando hablaba todos los días durante un año por teléfono.

Desde que Marco conoció a Carla en una conferencia dada por su empresa de medioambiente, sus vidas se unieron, fue un flechazo y los dos vivieron los tres meses más maravillosos de toda su vida. Aunque él estuviera rodeado de gente, no veía a nadie. Donde mirara él solo veía a Carla. No necesitaba levantar la vista al cielo, porque con mirar sus ojos, ya se encontraba en el cielo junto al ángel más bonito de la creación. Ella le había enseñado que la belleza está en los ojos del que mira. No tenía ni idea de cómo le iría esta aventura, tal vez a ningún sitio, pero lo que Marco tenía muy claro es que necesitaba a Carla tanto como ella le necesitaba a él. Eran muy distintos el uno del otro, eran como la oscuridad y la luz, totalmente opuestos, como el sol y la luna, pero no podrían existir el uno sin el otro.

De mi libro “Con la vida a cuesta”

Lo podéis comprar en las tiendas de amazon en pocos días lo tendrás en tus manos…No os olvidéis comentar en amazon si os ha gustado. cuando compréis el libro.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: