Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

Flor de Liz

Flor de Liz

Amigos:

Sucesos extraños suceden mi pueblo, les contaré:

Mi vecino, que vive solo, es un joven guapo, delgado, de costumbres finas, que responde al nombre de Flor de Liz. Es tranquilo, no se mete con nadie y además es muy amable y servicial.

 

El otro día, un gamberro grandulón, perdonavidas, pasaba por nuestra calle y se encontró con Flor de Liz frente a frente. Con una sonrisa burlona el grandote le dijo:

   —Cabrón maricón.

   Aunque este grosero individuo le llevaba de ventaja más de veinte kilos, Flor de Liz con movimientos de jiu jitsu lo tiró al suelo donde le puso una felpa de “padre y señor mío”. Quedó hecho una piltrafa, en cambio Flor de Liz ni se despeinó. Con su voz atiplada le dijo antes de irse:

   —Maricón si, cabrón no.

2 comentarios

  1. Querido amigo Terencio:
    Tienes el poder de dar ese toque particular a las palabras.
    Es muy bueno.
    Un abrazo
    Natuka

  2. Natuka, eres muy amable. Gracias por tu comentario. Un saludo.

Deja un comentario