Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

Imagina que tuvieras la oportunidad de renacer

Imagina que tuvieras la oportunidad de renacer

Imagina que tuvieras la oportunidad de renacer en cualquier momento de la historia de la humanidad. ¿Qué elegirías?
Hay muchos lugares que sería un placer experimentar de primera mano. La primera vez que nuestros antepasados agarraron una herramienta. El momento de la invención del bolígrafo. El nacimiento de la civilización y el progreso. Poder conocer a Miguel Ángel y agregar los últimos trazos de pintura a la Capilla Sixtina, o meterse en un teatro del siglo XVI para ver El Sueño de una noche de verano de Shakespeare.
Sin embargo, vivir para ver estos puntos destacados momentáneos también traería innumerables desventajas. Nos podríamos poner enfermos, la atención médica, en esos tiempos dejaría mucho por desear, entre las curas estaban de moda las sanguijuelas. Una muerte violenta siempre se sentiría cerca. Y la probabilidad sería que estarías pobre y hambriento la mayor parte de tu vida. Para la mayoría de las personas a lo largo de la historia, la vida fue dura, corta y, a veces, brutal.
Si tuviera la oportunidad de renacer, una de las opciones más inteligentes y prudentes sería hoy; ahora mismo. A veces, puede parecer que el 2018 está siendo un mal año, con el estallido del terrorismo global, las crisis de refugiados, el cambio climático y los tiroteos relacionados con la raza, por nombrar algunos de los titulares más sombríos. No hay duda de que nuestra especie está lejos de alcanzar la tarea de convertirse en una civilización próspera y armoniosa.
La probabilidad de una muerte violenta nunca ha sido menor; en promedio, estamos mejor educados que nunca, y la mortalidad infantil se ha desplomado
Además de un aumento en los niveles de vida, tales mejoras significan que estamos, a su vez, en una mejor posición para resolver los problemas del siglo XXI. “Estas condiciones crean un hábitat ideal para que florezcan las ideas y el genio, y ese florecimiento está en marcha”,
eso es importante porque en 2018 los principales mundiales son múltiples. Puede que nunca lo hayamos tenido tan bien, pero no hay dudas de que aún queda mucho por mejorar en el mundo. El derroche de la humanidad amenaza con provocar el aumento de las temperaturas globales; nuestro uso excesivo de drogas nos coloca en la cúspide de un apocalipsis de antibióticos, y estamos lejos de resolver el sufrimiento global continuo y omnipresente causado por enfermedades, cáncer y problemas de salud mental. Y eso es antes de siquiera considerar la miríada de problemas sociales con los que aún tenemos que lidiar, como la desigualdad, la opresión, los prejuicios y la falta de libertad personal.
Ninguna persona puede cambiar el mundo, pero si suficientes mentes talentosas, tienen suficientes problemas discretos, si compartimos el conocimiento e intercambiamos ideas unos con otros, el progreso aparentemente gradual puede transformarse gradualmente en grandes saltos.

©Natuka Navarro

1 Comentario

  1. Tienes razón, Natuka. El mejor tiempo es el que nos corresponde, ahora; sin embargo, me hubiera gustado convivir con muchos personajes que no estuvieron lejos de nuestros días, como Juan Rulfo, León Felipe, Gabriel García Márquez o Juan José Arreola. A veces no es necesario remontarse a tiempos lejanos, sino tener la oportunidad de conocer y entablar amistad con algunas de las personas que nos interesan, y que viven años paralelos a los nuestros, aunque con edades muy diferentes.
    Me gustó el ejercicio para la fantasía que propones, y también la reflexión de que la mejor época para vivir es la que se nos da.
    Saludos, Natuka.

Deja un comentario