Club literario El rincón del caminante

La base

La existencia tiene sentido si la exprimimos, si la expandimos, si la tocamos, si la rozamos en todos sus poros. Hemos de alimentarnos de lo que nos sucede, incluso de lo que no es tan positivo. Debemos alcanzarnos con recuerdos y con hechos que nos deben ubicar en el punto de la superior misión.

Pronostiquemos las opciones y sellemos el compromiso de continuar por las veredas que nos descubren y sacan lo mejor de nosotros mismos. Los árboles de las promesas cumplidas han de abonarse y cuidarse con podas oportunas en las ocasiones que nos permiten vivir entre maravillas.

Las distribuciones nos han de conducir por los senderos en los que el aprendizaje, fácil o no, nos implica en las verdades de unas ilusiones que nos presienten y dan lo que fue con cierto sentido y volverá a realizarse con la magia menos aparente.

Querer y poder no siempre se perciben por los mismos destellos, y por eso cuando se unen todo parece un milagro, que, aunque sea cotidiano, no hemos de restarle importancia. Debe haber coherencia entre lo que glosamos y lo que desarrollamos, y, además, hemos de tener valentía para no dejar cosas inútiles en la mochila.

Lo atractivo e ilusionante hemos de emplazarlo con firmeza y flexibilidad, lejos, buscándole un buen acomodo, si lo tiene, porque hasta en eso nos hemos de ayudar contribuyendo con lo antagónico. Afrontemos todo lo que sea menester para que triunfe la verdad en la que creemos y seamos sin separatismos extraños. La cooperación es, en todo momento, la base.

Juan TOMÁS FRUTOS.

 

1 Comentario

  1. Hola Tomás, qué hermoso lo que has escrito. Todas tus palabras llevan a Vivir, porque si sólo existimos sin dar nada, seremos invisibles.
    Sin hacer grupos que discriminen seamos con libertad la base de nuestro propio triunfo.
    Una vara se rompe fácilmente, muchas varas unidas nadie las puede quebrar.

    ¡Gracias por tu aporte, amigo!

    Un abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: