Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la POLITICA DE COOKIES, , o
Política de cookies
Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

Música de amor

Lía

Lía

LÍA

Atlixco, mi ciudad en el Estado de Puebla tiene un clima muy agradable. Tengo dos vecinos que dicen ser de extrema izquierda, se declaran AMLOvers. Fuera de lo anterior son amables y platicadores, su hija de 13 años, Lía, es una jovencita inteligente y despierta.

El otro día, conversando con ellos le pregunté a Lía:

—¿Qué quieres ser, cuando seas grande?

— De grande — me contestó— quiero ser presidenta de México, para darle dinero a la gente pobre y tenga para comer.

Sus padres, al oír la respuesta sonrieron con orgullo y miraron con amor a su retoño.

— Ahora puedes hacerlo — le dije— si me cortas el pasto de mi jardín te daré $100 pesos y ese dinero se lo das al pordiosero que está a la entrada de la iglesia “La Soledad”, para que compre comida.

La púber, se me quedó mirando, no muy convencida y me dijo:

— Mejor, dale ese trabajo al pordiosero y así, él, se comprará lo que apetezca.

— ¡Bienvenida — exclamé— a la derecha!

Desde entonces, mis vecinos no me dirigen la palabra.

9 comentarios

  1. Madre mía, Terencio

    la derecha o la izquierda, todo es una pachotada.

    Tendremos que mirar, lo que necesitamos…

    Interesante relato y este relato esta destacado…

    Abrazos

    Natuka

  2. Un relato con una enseñanza anexada.
    Dar al necesitado es una obra de bien, eso si, sin condiciones.
    ¡MUY INTERESANTE!
    Shalom amigazo

  3. Interesante tu relato.
    Del punto de vista ideológico será para debatirlo.
    Pero está muy bien escrito.
    ¡Felicitaciones!

  4. Excelente la parábola de Lía. Es lamentable que los seguidores de la cuarta T (tergiversación) no entiendan la relación natural entre el trabajo y los bienes o ingresos; más triste aún es que no tengan cerca de sí a una persona que les abra los ojos, como le ocurrió a Lía.
    Felicidades, Terencio; es muy agradable leer textos donde abunda el ingenio.

  5. Mi querida Natuka, es un honor el destacado, Gracias. Tienes razón, ni derecha ni izquierda, sino, lo que necesitamos. Un abrazo.

  6. Beto, me da gusto que entres a mis relatos. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

  7. Delia, gracias por tu felicitación. Un abrazo.

  8. Jesús María, eres muy amable. Estoy de acuerdo con lo que dices. Un abrazo.

  9. Terencio, muy merecido el destacado, felicidades. Es difícil elaborar un cuento corto con tanta miga y me alegra que lo hagas con facilidad. Un saludo desde el norte de México.

Deja un comentario