Club literario El rincón del caminante

EN LOS ORÍGENES DEL TIEMPO

EN LOS ORÍGENES DEL TIEMPO

 

Antes del Hombre estaba la Tierra,

ostentaba sus pampas milenarias,

la cordillera era una sucesión

de inmensos senos

-amamantaban ríos turbulentos

que ciegos se  precipitaban al vacío

en un vértigo de cristalinas aguas-,

las estrellas eran mudos testigos

del drama cósmico…

Fiel hija de América,

la montaña no soportaba ultraje,

sacudía su estructura,

vomitaba fuego, lanzaba lava

y piedras ardientes

se precipitaban

al abismo rugiente.

El relámpago hacía escuchar

su estampido fosforescente…

Helechos alucinantes,

orgullosos de su verde fulgor,

abanicaban la abundancia vegetal.

Animales mostraban su exuberancia

mientras pasaban lentos,

recorriendo terrestres extensiones

La paz reinaba…

un tímido rumor

de soledad temblorosa,

de quebrar de hojarasca

 y de gorjeos alteraba 

el silencio sepulcral…

En la inmovilidad del aire

un colibrí era una brasa trémula…

El Hombre era solo

un presagio de polvo herido,

de barro hecho cántaro…

¡una raíz vibrando

en las profundidades

del espacio tiempo!

 

Delia Checa

  1. D. R.
 

2 comentarios

  1. Amiga excelentes versos. En ellos demuestras tu eterno amor por la naturaleza

     
  2. Muchas gracias, apreciado amigo.
    Un abrazo.
    Delia

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: