Club literario El rincón del caminante

No juzguéis, y no seréis juzgados

No juzguéis, y no seréis juzgados

 

nojuzgues

Recuerdo una de mis citas favoritas: “La gente toma diferentes caminos buscando la realización y la felicidad. Solo porque no están en tu camino no significa que se han perdido” Dalai Lama.
Todavía recuerdo cuando yo era una niña pequeña y descubrí por primera vez que los profesores tenían una vida fuera de la escuela. Hasta ese momento, pensaba que no salían de la escuela, porque allí era donde yo los veía siempre. Es extraño que una niña tenga que reorientar su forma de pensar. Creo que la vida de un adulto, no es muy diferente en el que estamos constantemente reorientándonos a nosotros mismos, recordando que otras personas tienen una vida fuera de la “escuela”.
¿Cuántas veces hemos oído a alguien decir? “No juzguéis, y no seréis juzgados”
Hace poco, hubo elecciones en España y mientras estaba esperando para votar, por casualidad escuché a una mujer que pedía justicia, no entendía la elección de nuevo del presidente una segunda vez. Era evidente que esta señora, pretendía llamar la atención y como nadie le decía nada, se puso a insultar a los que nos encontrábamos en la fila esperando nuestro turno tranquilamente, nos empezó a decir que éramos necios e ignorantes, nos decía, o más bien nos gritaba: ” los políticos no son jueces.” En seguida me vino al pensamiento, que la única forma de juzgar a un político son las elecciones, con nuestro voto ya les estamos juzgando ¡No es extraño que nuestra nación esté hecha un lío!
Nuestra afición a juzgar a los demás se extiende más allá de las cuestiones legales o cívicas. Nos gusta juzgar todo tipo de cosas, sin saber, ni haber escuchado a quien se juzga, ahora mismo estamos juzgando, sin darnos cuenta, eso precisamente, lo que pensamos que es ofensivo. Por desgracia, todo enfoque puede centrarse en la persona, en lugar de la acción.
¿Cuándo está mal juzgar a otras personas, cuándo no está mal, y cómo puede una persona determinar esto?
Es un error juzgar a otras personas cuando el propósito es la de arruinar su reputación. Tenemos que ser conscientes y buscar la razón, del por qué formamos nuestros propios juicios, juzgamos y hacemos juicios de los demás. No hay una forma sencilla de descomponerlo. Todo se reduce a nuestros motivos. Cuando esté claro que estamos siendo justos, tendremos el veré placito de poder juzgar.
¿Cómo alguien debe actuar cuando se determine que tiene que juzgar bien o mal acerca de otra persona?
¿Cómo se puede personalmente, determinar juzgar imparcialmente?
¿Por qué tenemos “derecho” o “deber”, y en base a qué hacer, juzgamos algo correcto o incorrecto?
La mayoría de las personas que dicen “no juzgar” están juzgando todo el tiempo. Juzgan personas que forman opiniones y conclusiones como medida de intolerancia. Cuando dicen “no juzgar”, lo que realmente quieren decir es “Juzgar, a tal o a cuál, porque es más simpático, por ejemplo, se nos obliga inconscientemente a estar de acuerdo con todo lo que digo o hago en todo en lo que yo estoy de acuerdo.”
Cuando ofendes a alguien por su manera de pensar, se le está juzgando. Cuando por detrás se va hablando mal a otras personas, estamos juzgando, al juzgar quizás estamos siendo injustos.
Juzgar forma parte de la naturaleza humana. Una persona no puede mostrarse indiferente y sin dudarlo juzgar, incluso desconociendo de qué va el tema.
Lo que importa es cómo juzgas a alguien, sin saber si es apropiado o inapropiado, correcto o incorrecto.
Entonces me pregunto ¿Cuál pensáis que es la mejor manera de manejar la situación, cuando descubrís que alguien os está juzgando injustamente?
Necesitamos más compasión en el mundo y menos juicios para equilibrar. Se dice que no se puede ser crítico y también ser compasivo. Simplemente no funciona.
Utilicemos las palabras correctas siempre con respeto. En algunas situaciones es una mala práctica la de juzgar llevados por la ira o por la envidia.

©Natuka Navarro

 

 

4 comentarios

  1. Una muy cierta disertacíon!!

     
  2. Gusté leerte, amigaza.
    Muy buenas letras!!
    Abrazotes

     
  3. Un placer leerte Natuka, con posts como el tuyo….siempre se aprende, espero le sirva a mucha gente y aprendan a juzgar conforme a lo que explicas. Felicitaciones.

    Un Abrazo

    Pedro.

     
  4. Mi querida Natuka:
    Estoy por completo de acuerdo contigo. ¡Hay que vivir y dejar vivir! Un abrazo.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: