Club literario El rincón del caminante

¿Qué pasó con las heroínas de los cuentos de hadas?

¿Qué pasó con las heroínas de los cuentos de hadas?

Queridos amigos:

Cuando yo era jovencito era adicto a los cuentos de hadas. A autores maravillosos como Charles Perrault (Francia), Hans Christian Anderson (Dinamarca) y Jacob y Wilhem Grimm (Alemania), los leía con fruición, llenando de fantasía mi imaginación y me hacían soñar en las maravillosas damitas como la Caperucita Roja, la Bella Durmiente, Blanca Nieves y otras más, todas ellas bellas y deseables. Me imagino que también ustedes en sus sueños adolescentes se masturbaban a menudo pensando en ellas, aunque a lo mejor eran más pragmáticos y pensaban en la vecina, la prima Tere con sus pechos de miel y de serpiente o en la profesora de dibujo. No sé, cada cabeza es un mundo.

Ahora que el tiempo ha pasado, cabrón tiempo lo único que sabe es añadirnos años, me he preguntado qué pasó con esas maravillosas hadas y princesas, en su magia y en su encanto. Como buen aprendiz de investigador me fui a lo que más que magia parece obra del Diablo: internet.

 

La que primero busqué fue a Caperucita Roja, me llevé la sorpresa de que ahora es la señora de Feroz y, ¡Ay Dios! Aquella inocente y bella niña se ha transformado en una horrible Gorgona, aún con deseos lascivos, pero su compañero, ya sin dientes se la pasa dormitando en un sofá. La señora Feroz siempre de mal humor por la pésima situación económica en que viven, ya que el tal Lobo Feroz en sus años buenos se la pasaba persiguiendo abuelitas en lugar de haber puesto un negocito, digamos una alegre mancebía llena de caperucitas, todas ellas dispuestas a la vida fácil, pues a las jovencitas no les gusta “dar golpe” en su casa, en la barrida, trapeada, etc., o en un trabajo que amerite esfuerzo.

 

Con la decepción anterior pensé en la Bella Durmiente. Ahora muy despierta, desde el agarrón que le dio el bello príncipe, haciéndose nudo con ella. Tiempos felices. Al poco tiempo ella se ha quedado con las ganas, ya que el galán al saberse tan hermoso se la pasa frente al espejo y le ha dado por dirigirles miradas tiernas y otras cosas a los mancebos adolescentes del palacio. Cosas que suceden.

 

En cuanto a Blanca Nieves, me enteré que los siete enanos, sus maestros en los juegos eróticos del amor y aunque los hombrecitos eran muy empeñosos, pero, el tamaño si importa y la pobre Blanca Nieves siempre se quedaba a medias, por fortuna el Príncipe que le tocó fue muy cumplidor. Lo malo es que éste ahora se ha convertido en un burgués calvo y barrigón y se la pasa jugando al ajedrez. En estos tiempos ella recibe el nombre de abuela y nadie se le acerca más que para pedirle dinero, del que le dejaron sus siete pequeños amigos. Como esta dama estaba enterada en cosas de brujería, se convirtió en una bruja malvada pues sus ansias de libídine eran urgentes. Sorpresa que se llevó, en los numerosos aquelarres a que acudió ni los diablos más feos o los espantables faunos la pelaron, nadie le atoró, al contrario, huían de ella espantados a pesar de que les ofrecía parné.

 

Yo con estas decepciones, de plano, ya no seguí en mi investigación. Me puse a pensar que las musas me hablaban, yo sería el escritor insigne que pergeñaría espléndidos cuentos de hadas y príncipes de la tercera edad. Y seguí el dicho vulgar: “La oportunidad la pintan calva”, de inmediato me puse manos a la obra. Fui al bar del club deportivo al cual pertenezco para pedir inspiración al dios manso del vino específicamente a Baco. Muchas ideas acudieron a mi mente, lo malo eran las distracciones de bellas damas que estaban en el club, todas jóvenes. Pasé por la alberca y casi me da un infarto al contemplar a un ramillete de chicas adolescentes en bikini. Al observar a las madres de estas ninfas, llenas de várices y a sus abuelas colmadas de melindres y de pinturas que las hacían parecer cuadros surrealistas, además de cuerpos adecuados en ballenas, comprendí con onda tristeza que lo que me proponía era misión imposible, ni los cuatro autores mencionados al principio hubieran podido hacerlo. En honor a la verdad el verdadero demiurgo malvado es nuestro Padre Tiempo, cruel e inhumano que nos lleva a la cruel vejez y él se queda muerto de risa.

 

Con tanta pesadumbre me la pasé filosofando en el bar con amigos desconocidos toda la noche, llegué a mi casa cuando es la hora de las brujas y las señoras con tubos en la cabeza y en bata salen a barrer la calle. Encontré a mi señora en estas condiciones armada de una escoba e inocentemente le pregunté: “¿Vas a barrer o vas a volar?”

 

Desde el hospital donde me encuentro les envío un saludo.        

 

7 comentarios

  1. Bello relato Héctor, es un placer su lectura, mis felicitaciones, un saludo.

     

  2. A nuestra edad, los cuentos se experimentan de distinta manera. Un placer leerte.
    Te mereces un destacado.
    Besos y abrazos desde este rinconcito de madrid.
    Pilar R

     
  3. Bravo Héctor por tener ese coraje de enseñar tanta deficiencia social, de acuerdo contigo, no en lo de masturbar, pero si el constatar que la variedad actual de Princesas… le tocan a Uno… si se las deja, abunda la poca verguenza con sus trabas y sus lamentos, lo bonito quedó atrás, Mola más drogas y sufrimientos…según dicen.

    Me ha gustado.
    Gracias.

     
  4. Mi buen Pedro: me simpatiza lo que dices de masturbar. Sabes, los adolescentes debería leerlo, claro ya de más edad es una ch… Yo siempre he pensado que la mujer, con mucho, es superior al hombre, tú lo dices en cuanto a la manera de manipularnos de las diferentes princesas que nos tocan. En fin… Un abrazo.

     
  5. Mi querida Pilar, eres muy amable, gracias por el destacado. Un abrazo.

     
  6. Mi buen José Luis gracias por pasar por mis letras. Tu felicitación para mí es muy agradable. Un abrazo.

     
  7. Cuánta verdad en tus letras. En mis recuerdos quedaron esos libros que leía con fruición; a veces lloraba y otras reía.
    Sabía de los cambios idiotas a esos bellos cuentos que inundaban nuestra imaginación, aprendiendo que en la vida hay cosas malas y cosas buenas.
    Para mí es una falta de respeto total a la creatividad y nunca los leí.
    Un gusto leerte, amigo. ¡Felicitaciones por el Destacado!

    Un abrazo con afecto.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: