Club literario El rincón del caminante


Club literario El rincón del caminante

Simplemente María

Simplemente María

La sonrisa de la mañana

Sábanas blancas. Muy blancas

Perfume a lavanda, luz en su mirada

Sencillez de agua fresca y viento de primavera.

Así era María.

Caramelos de Fausto, pan recién horneado

¿Jugamos un rato, María? No, que me enredas

Pero sí jugaba… Y reía. Nos reíamos.

Sus manos ajadas se cubrían de terciopelo para acariciarnos.

María. Solo María.

El sol de verano la acercaba a nosotros.

La brisa del mar la acompañaba al mercado.

Me gustaba ir de su mano a la plaza.

Fuerte como un roble, pequeña como un jazmín.

Te quiero, María.

 

In memoriam

Deja un comentario