Club literario El rincón del caminante

Sin mirar atrás

Pisoteo mi pasado.
Los recuerdos nunca son buenos consejeros.
Olvido los charcos donde destroce mil pares de zapatos.
No quiero saber nada de las noches en blanco.
Ni de los días encerrado con las persianas bajadas.
Olvido mis pensamientos, no quiero recordar mi nombre.
Atrás quedó solo un resto mi vida.
Atrás ya solo en una página borrada.
¿ Quien puede decir que no se arrepiente de nada?
¿ Quien puede decir que nunca se equivocó?.
Ahora sigo en busca de nuevos charcos.

 

 

1 Comentario

  1. Es verdad, nadie está exento de errores.
    Muy bueno, Enrique.
    Felicitaciones.
    Saludos.
    Delia

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: