Club literario El rincón del caminante

Sin piedad.

Sin piedad.  Octava italiana.

 

En cada nueva gota de sus bocas

claveles se deshacen en la nada;

de personas no entiendo la andanada

de palabras que dichas con frialdad,

inyectan cruel veneno al corazón.

Descuelgan sinfonías de alabanza,

 se confunden, ignoran con ultranza

y regalan agravios sin piedad.

 

 
Imagen de perfil de Matilde Maisonnave
Docente.Profesora de piano; estudios de filosofía; estudios para maestra jardinera. Escritora.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: