Club literario El rincón del caminante

Sueños de Invierno (2015)

Sueños de Invierno (2015)

 

Sueños de Invierno

(Winter Dreams)

 

“…Cold winter nights, cold winter dreams

Reflecting the sound of my heart, it’s my taste of freedom

Cold winter nights, cold winter dreams

Don’t try to tear me apart, cold winter dreams…”

 

Frías noches de invierno, fríos sueños de invierno. Desearía que nunca nadie descubra este lugar…

Tan puro, tan quieto, tan mío…

La calma es la esencia del alma, la ausencia de toda locura. Lejos de aquellos ojos cuyas miradas empañadas parecen dibujadas por la rojiza palidez de las velas que se sacuden por los suspiros al compás de las campanas. Tus suspiros.

Las montañas roban el atardecer temprano, las acacias encapuchadas de blanco palidecen y las sombras de los niños se retiran para dejar su regocijo flotando entre la niebla.

Desde la lejanía, mientras la nieve cae, te anhelo, te llamo, y deseo que nunca nadie descubra nuestro lugar.

 

“…there’s snow on the mountain, and fog in the street

Flickering candles in the room, hear the church bell ring

See the children playing, I feel their pure delight

And the snow is falling, taking me away…”

 

Frías noches de invierno, fríos sueños de invierno. Reflejando el sonido de mi corazón…

Y aunque tu voz crepita con su calidez y la sal de tus lágrimas dibuja el camino hacia tus labios, no consigo encontrarlos, y la inmensa calma que atesora mi tibieza se enfría más rápido con tu ausencia. La magia del paisaje se abre en la noche y escapo hacia el firmamento junto a la nieve que danza con las estrellas, y la luna me regala la inocencia justa para imaginarte.

Frías noches de invierno, fríos sueños de invierno, arrancan el calor de mi corazón.

 

“…Find myself in peace, warm from underneath

Wish you would be here, in this magic scene

I’ve escaped from reality, dancing in the snow

Cold blue sky gives me, the innocence I need…”

 

 Y ahora que todo lo contemplo, desnudo con mis ojos el horizonte, y la blanca infinitud viste mi mirada de inquietud. La helada magnitud del bosque, el ruidoso contraste de las cimas en el silencio de la noche, todo engarzado con la exquisita perfección de un sueño.

Cuando observo su gloria, no puedo imaginar que exista la maldad, no puedo imaginar siquiera, la ausencia de verdad.

 

“…The world seems so clear, like a wonderful diamond

Can’t imagine there’s meanness, can’t imagine one lie…”

 

 Frías noches de invierno, fríos sueños de invierno. No trates de desgarrarme, frío sueño de invierno…

Y ahora que estoy libre y soy uno con la nieve que cae, me alejo de toda locura, de toda tristeza.

Omnipresente como un manto desciendo, deseando que nunca nadie altere esta paz.

Y ahora que soy nieve y lo cubro todo, mis lágrimas se hielan de cuajo, mi corazón se detiene, mis poros se cierran y el último aliento empaña mis dilatadas pupilas que todavía te buscan…

 

“… But when I’m dead and gone, and show pouring down

I’m buried and covered, peaceful under millions of stars…”

 

Frías noches de invierno, fríos sueños de invierno. Relájame y arráncame, frío sueno de invierno…

Y ahora que me he ido y la nieve retrata mi forma, alguien se aproxima amenazando con llevarse mi paz. Puedo sentir sus pasos cubriéndome, rodeándome crujientes, y sus voces retumban apresuradas robándome la calma, quebrando mi armonía, puedo sentirlos hurgando con sus manos, deshaciendo mi morada.

Un ruido sordo fractura mi nocturno cielo que se abre como pétalos hacia la luz, y mi mundo se desvanece y mi paz se diluye, y todo el equilibrio se esfuma con mi alma que escapa hacia el firmamento, y bajo la luz de millones de estrellas, tus ojos encuentran los míos vacíos…

 

 “…Cold winter nights, cold winter dreams

Freezing the heat in my heart, it’s my taste of freedom

Cold winter nights, cold winter dreams

Chill me and tear me apart, cold winter dreams…”

 

“…Frías noches de invierno, fríos sueños de invierno

Helando el calor en mi corazón, es mi gusto por la liberad

Frías noches de invierno, fríos sueños de invierno

Relájame y arráncame, fríos sueños de invierno…”

 

Inspirado en la letra de la canción: “Winter Dreams” de Accept  del álbum “Balls to the Wall” (1984)

 
Nací en Rosario, Santa Fe, Argentina. El 19 de abril de 1969. Primero de tres hermanos y de un cuarto más tarde (bastante más tarde). Crecí en el seno de una familia de clase media, para la cual los lazos familiares, más que lazos; eran hilos sin atar. Fui a la escuela como cualquier hijo vecino. Mi infancia transcurrió medianamente dentro de los parámetros de lo que se puede catalogar como “normalidad”. Fui al secundario y después (durante también) estudié música. Pero mi vida nunca tuvo que ver con la literatura, quiero decir; siempre me encantó leer y escribir, pero no tengo ningún estudio académico literario, y no soy adepto a la literatura clásica (con excepción de Poe y Lovecraft). Que me inspira a escribir estas historias cortas?, digamos que muchas cosas, muchos estados de animo, muchas controversias. Digamos que pueden ser situaciones tan opuestas como sentirme maravillado por la belleza de algo o alguien, o sentirme perplejo y repugnado por la impunidad. Encontrarme agobiado por la rutina o curioso por saber qué viene después. Podría decirse también que caminé de la mano de la soledad y la fatalidad?, claro que si; aunque también me sentí inundado por la pureza y la ternura. Pero semejante variedad de estimulo-sensaciones vividas, serian un papel en blanco si no me diera apenas a conocer. Y quizás por eso el regocijo de amigos que han leído mis cuentos; porque vienen de la “tripa”, de la entraña, de allí adentro. Son pura y espontánea expresión. Son un acto consciente de la simpleza con que suceden. No es necesario tener un diccionario a mano para entender mi narrativa. Desde mis primeros tiempos en la escuela primaria, donde escribir redacciones o poemas para algún acto o ceremonia en particular era mi deleite, y hasta el día de hoy, existe un vinculo único e irreversible que por cierto no cambió con los años: lo espontáneo. Escritas en algunos casos en apenas horas, y en otros, en tan solo minutos. Son fruto de un determinado y repentino estimulo que los ideó, y casi siempre es el final. Como dato curioso, casi siempre escribo mis cuentos teniendo pulida y visualizada la manera en que concluirán. Tal es así, que desde ya pido disculpas por cualquier “distorsión literaria” que se me haya pasado por alto pese a las una y mil veces que los re leí y corregí, pero como queda claro, nadie dista mas de la perfección que yo, su humilde servidor. Marcelo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: