Club literario El rincón del caminante

Toques de atención

Toques de atención

toques-de-atencion
A veces las situaciones más simples se acaban convirtiendo en una especie de “toques de atención” que son convenientes, o, cuando menos interesantes, tener en cuenta.
Hay veces que nos empecinamos y nos sentimos que somos y tenemos la razón estamos cegados y no nos damos cuenta de nada y todo se nos pone en contra nuestra.
Esto no nos demuestra nada, simplemente que estamos ciegos y pensamos que todo da vueltas a nuestro alrededor “EL QUE NO ESTA CON NOSOTROS ESTA EN CONTRA”, estamos muy equivocados y no es así.
Pero en este caminar podemos hacer daño a gente inocente, gente que se encuentra enmedio, pero somos tan egoistas que solo vemos nuestro ombligo.
Difamar y difamar que bien se nos dá nunca se pasa de moda….

Pues no señores hay que crecer hasta donde uno quiera, sin más límite que el de la propia voluntad, cultivando el aspecto que más queramos desarrollar en cada momento, sentir que se nada contracorriente, en libertad, con alegría y con esa incomparable sensación que es el de saber con certeza que estamos eligiendo el camino correcto, el que sí, que sabemos que es el camino que estaba escrito para nosotros, pero que hemos sabido identificar y seguir aún a través de la niebla y la oscuridad. Sentir que te nacen, casi literalmente, alas en la espalda y saber que tienes un universo entero por descubrir y que con esas alas vas a conocer cosas nuevas, diferentes, impensables de ver desde el suelo, pero que vistas desde una perspectiva más elevada te hacen ser un poco más consciente de hasta dónde puedes llegar. Cuando se aprende a llegar a este punto, los, ya no problemas, sino asuntos cotidianos pasan a un segundo, tercer o cuarto plano, que es realmente el sitio que les corresponde. Siempre reivindico el reinventarnos día a día, el observar la hermosura de un amanecer, el vuelo de los pájaros, la caricia de la brisa en la cara…día a día. Abogo por volver a recuperar el niño que hay en nosotros y maravillarnos con la Creación, porque si no lo hacemos nos perdemos muchísimas cosas bellas…
A veces, para llegar a este punto, hay que descender hasta las profundidades de nuestro ser y aprender a identificar la luz en medio de la oscuridad, pero recordad que una simple chispa, la luz de una “simple” cerilla, ilumina cualquier espacio, por oscuro y grande que sea. Y esa chispa está, inevitablemente, dentro de todos y cada uno de nosotros…

 

2 comentarios

  1. Gracias Teresa, por dejarnos estos toques de atención, a mí me ha servido de mucho.
    Besos
    Natuka

     
  2. Mil gracias por este valioso toque de atención, amiga Teresa.
    Besitos y abrazos.
    Bendiciones.
    Emilia.

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: