Club literario El rincón del caminante

Trasladando letras: El relojero y su reloj.

Un relojero quiso hacer para sí un reloj; el mejor reloj que en su vida había soñado. Plata y oro de buena ley. Piedras preciosas, todo, de la mejor calidad. El día que terminó su obra y antes de ponerla a funcionar, la tomó en sus manos, la admiró, y así le dijo:

– Te he dado todo, para que seas el mejor reloj del mundo.

Contestó el reloj:

– No me has dado lobertad.

El hombre se desesperó.

– ¿Para qué te sirve a ti eso?

– Para darte servicio sólo cuando yo quiera.

El hombre arrojó el reloj contra las piedras y lo deshizo.

– ¡Miserable, eres un miserable y un mal agradecido…!

 

Moraleja: el reloj, imagen perfecta del hombre.

Comentario por Daanroo Mattz el abril 24, 2013 a las 8:40am
Borrar comentario

   Hasta que no suena, o se descompone… la realidad se fragua a si misma, y se forma espejo.

Muy, muy buena la perspectiva de hacerlo olvidar y ser a la vez olvido… Sr Evodio, muy buena.

 

Daanroo Mattz, para servirle, Sir.

 

 

Comentario por Evodio Pérez Castro el abril 25, 2013 a las 2:29am

Daanroo Mattz,

Le agradezco muchísimo el que haya pasado por mi página y me haya leído. Gracias por su comentario tan positivo. Es para mí un grandísimo placer conocerla a través de estas páginas de amigos tan queridos. Le sugiero la lectura de otras fábulas mías que andan por ahí, como : LOS SOLDADOS MORIBUNDOS, EL AGUILA Y EL GORRIÓN, EL NOPAL Y EL DESIERTO.

Un abrazo respetuoso desde este rincón de Michocán, ( México) donde vivo.

Evodio Pérez Castro

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: