Club literario El rincón del caminante

Un poco De Silencio

Un poco De Silencio

un-poco-de-silencio

Envolviéndome de un mágico silencio, deleite de mis oídos me abandono en tus latidos Vendrán días más calmados, tengo flojera, tengo ganas de tenderme en mi cama taparme hasta la nariz y ver la TV, o una película….Ausente de sonidos intensa de sentidos, Ávida de una quietud de un sentir ya conocido Porque, sumémosle al desgano, el hecho de la mañana ha estado gris y con mucho frío.
Dejo el planeta en su elíptica girando, cada nuevo día es una oportunidad que debemos aprovechar, para ser mejores personas, para compartir con nuestra familia, para decirle a los que amas… que los amas.
Caigo en lo profundo de un mundo intangible, puedo SENTIRTE en aroma, olor irresistible de flores y campo, madera mojada que espera la hoguera de un calor prolongado
Solo puedo sentir una cálida sensación permanente, por mi alma y por mi mente que me mantiene encendida, complacida y vigente, nada es fácil en esta vida, a mi me gustan los desafíos. No voy a permitir que esta etapa merme mis ánimos y mis ganas de salir adelante, las personas honestas, trabajadoras y responsables, tarde o temprano tenemos nuestra recompensa por la vida… Termino la semana con una sensación de agobio, de cansancio que es difícil de describir, porque más que físico, aunque he dormido poco, es emocional…
Feliz Fin de Semana.

barcode-72

 

3 comentarios

  1. Cómo te entiendo, tus palabras se parecen a mis sentimientos. Tengo mucho escrito triste que trato de esquivar.

    Amargo destino

    Hoy estoy tan triste, esa maldita desazón que no sé de donde viene.
    Hoy el silencio es de sepulcro; el encierro, de cárcel;
    emociones no tengo.
    Mi vieja voluntad marchó por el sendero y no volvió jamás.
    Empero sigo aquí con esa cruz pesada que detesto.
    Hoy quisiera fuera el último día, la última cruzada de mi vida.
    Mi espada se ha herrumbrado, tirada en un costado
    me araña las entrañas.
    Me falta la caricia, la mano de mi madre, el beso de algún hijo.
    Hoy me falta el corazón, ése que movió montañas de desespero,
    ése que corrió buscando el amor eterno; ése que ahora no palpita por nada;
    las lágrimas son sólo agua salada.
    Hoy me queda lejos el mar,
    ese mar que ha guardado las lágrimas de los desafortunados;
    de los angustiados; de los que agonizan y quisieran su abrazo…

    Hoy pienso que escribí tanto
    ¿Dónde irá a parar tanto amor, cuando ya no tenga aliento?

    (2006)

     
  2. Muchas gracias Matilda por pasearte por mis sentimientos, La mejor forma de desahogarnos, es plasmarlos, y de que mejor manero que en un escrito.
    Me ha gustado mucho, tu escrito. Denota el momento de ánimo cuando lo escribiste.
    Besos y abrazos con mucho cariño desde este rinconcito de Madrid.
    Pilar R
     

     
  3. Hermoso y triste tu escrito, Pilar.
    Hay veces en que me he sentido así y me desconocía pues después de tanta lucha me parecía mentira que esa persona derrumbada fuera yo. Te entiendo plenamente, en esos momentos cuesta erguirse y decir: “aquí estoy, vida, dispuesta nuevamente a a la pelea en este diario existir”.
    Te envío un abrazo afectuoso esperando superes ese estado que agobia.
    Delia

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: