Club literario El rincón del caminante

Y AQUI, dime mujer esquiva…

 

 

 

 

 

 

2 comentarios

  1. Gracias José Antonio por estas tus reflexiones, razones tendrás para que la gavioa no se pare a merendar…digo yo

    Saludos

     
  2. Era muy mal educada las patas las subía a la mesa y se la pasaba que eructa , que eructa todo el tiempo, como la ves!!

     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: